Un año después del final de Perdidos

y Pablo de los Ríos


¿Cómo ha envejecido la serie de J.J.Abrams?


Hace más de un año que tuvo lugar uno de los eventos más importantes de la historia de la televisión contemporánea y que nos mantuvo en vilo hasta altas horas de la madrugada. Sin duda, es innegable la trascendencia que han tenido tanto Lost como su final en la televisión actual, convirtiendo un producto televisivo en un fenómeno de masas, manteniendo a medio mundo -online- expectante para obtener una pequeña pieza de un puzzle que, por desgracia, jamas pudimos completar. Pero, ¿Fue realmente Perdidos una estafa o esa falta de explicaciones empíricas es parte de su magia? Reflexiona con nosotros sobre el legado de la serie y el polémico 6x16 The End tras el salto.


Nadie puede negar que estamos ante un referente de la pequeña pantalla, que al igual que otras series como 24 o Los Soprano -cada una a su estilo-, lanzó al mercado televisivo como un referente a tener en cuenta en detrimento de la gran pantalla. Y es que series como Perdidos han conseguido que los rayos catódicos mejoren exponencialmente su calidad con productos tan costosos como la actual Juego de Tronos (no olvidéis que el piloto de Lost sigue siendo el más caro de la historia). Además he de añadir que hoy en día la oferta televisiva americana está cinco escalones por encima que la oferta cinematográfica, a la que año a año le cuesta más encontrar dignas nominadas a los Oscar entre tanta adaptación comiquera, secuelas, remakes y reinicios.


De hecho, no son pocas las que han intentado heredar el trono de Lost, como la flojísima Flashfoward o la directamente aburrida The Event. Pero no hay duda, si Perdidos tenía algo era un efecto hipnótico en sus guiones, sobre todo en los de la la primera temporada en la que se abría una historia donde el suspense con gotas de fantasía y las tramas personales se alternaban y relacionaban de manera brillante. Evidentemente, el recurso del flashback es una huella de las muchas que nos ha podido dejar Lost. Por supuesto que la serie de J.J. no fue la primera en utilizarlo, pero si en establecer una base argumental en torno a ellos, así como con los efectivos chiffhangers, de los que incluso llegaron a olvidarse en varias ocasiones (¿Qué pasa con ese final con Richard asegurándole a Sun ante la foto de los losties en los setenta que les vio morir a todos?)

 Pero una vez reconocidas las virtudes de la serie, que ya recopilamos días antes de la final en nuestra entrada Las 5 cosas que ya nos ha dejado Perdidos, desde La Palomita Mecánica nos hemos querido hacer una pregunta: ¿Está envejeciendo bien Lost? Aunque para responderla es necesario hacerse otra, ¿Veríais una serie de intriga si de antemano supieseis que el final no resuelve ninguna duda? Es decir, ¿Os hubierais leído 10 Negritos si al final Agatha Christie se hubiera reservado la identidad del asesino?.


Durante todo el tiempo que Lost estuvo en antena, una de las cualidades que contribuyó a su grandeza fue esa sensación de estar ante un fenómeno imperecedero. Momentos como la presentación de Desmond o el primer flashforward impactaron tanto por la brillantez con la que nos los contaron como por las consecuencias que tendrían en la mitología de la serie, de cuya comprensión siempre dependió todo el tingaldo. Porque no nos engañemos, puede que The End nos dejara postales para el recuerdo con sublimes partituras de Michael Giacchino, pero a la frase promocional "todos los misterios serán resueltos" se la llevó el viento y toda la trascendencia que pudo alcanzar la serie se quedó en anécdota. Las nuevas generaciones no creo que inviertan el tiempo que requiere visionar seis temporadas si de antemano saben que el final es una granada de humo. Y es que, es difícil pensar que Perdidos envejecerá bien al lado de otras series cuyos finales supieron poner la guinda al pastel como  Los Soprano, Galáctica o sobre todo The Shield.


Jacob, John Locke, Benjamin Linus… cada uno de estos personajes finalmente quedaron desdibujados fruto del puro desgaste de caminar sin rumbo. Y es que en toda historia que se precie los personajes necesitan una meta, un objetivo que haga que los hechos se desarrollen. Sin embargo, como en el caso de Linus, el personaje quedó completamente caricaturizado cuando descubrimos que una vez más, el astuto Ben no tenía ni idea de por qué estaba en la isla. Y como él muchos más: Richard, Dogen o incluso Jacob. Todos en algún momento parecían tener todas las respuestas pero realmente no dejaban de ser el triste reflejo de sus guionistas, supervivientes gracias a la inercia y condenados al limbo.


Evidentemente, los personajes quedan en evidencia dentro de mundo fantástico de Lost. No obstante también es innegable que la descripción de estos es sensacional (especialmente en las dos primeras temporadas) y gracias a los mencionados flahbacks llegamos a empatizar obsesivamente con ellos, y está es una de las mayores claves del éxito Lost. Muchos afirmaron que su final fue extraordinario porque daba un final digno a los personajes, en lo cuál hasta cierta medida podemos estar de acuerdo. Pero si éste es ahora mismo el mayor atractivo de la serie de J.J. abrams, creo que todos quedarían en evidencia ante otros roles genialmente dibujados como los de las obras maestras de la HBO A dos metros bajo tierra, Deadwood o la ya mencionada Los Soprano, que en ningún momento mostraron signos de desgaste o condescendencia.


A día de hoy Perdidos es historia, Perdidos es un punto de inflexión en la televisión tal y como la conocíamos. Evidentemente el final puede decepcionar o maravillar, pero lo que no se puede dudar es que el camino lo hemos disfrutado y eso también hay que reconocérselo. Tampoco vamos a negar que si alguna palabra define nuestra sensación general esa es la de decepción, pero muchos también se quedaron frustrados tras la conclusión de otra serie dependiente de su final como fue la de Twin Peaks, y el tiempo se ha encargado de otorgárle su lugar en la historia, al igual que hará con Lost (sea cual sea ese lugar). De momento, nosotros en nuestro ranking de Las 50 mejores series  ya le hemos otorgado el nuestro.


Noticias relacionadas



6 COMENTARIOS:

piscis dijo...

Totalmente de acuerdo. Ha pasado un tiempo y ya podemos ser más objetivos con esta serie. Si bien es cierto que no hay que restar mérito a lo que ha conseguido: que medio mundo esté pendiente de la nube para descargar cuanto antes el siguiente episodio, no es posible evitar tener esa sensación agridulce, ese sentimiento de decepción que TODOS tuvimos, ya que aunque el final fue digno, la temporada no lo fue y desaprovecharon una y otra el que podría haber sido el broche de oro de una de las series más intrigantes de la historia de la televisión.

La filosofía de "paradoja temporal y a tomar por culo" o de cliffhangers del tamaño de asia casi en cada episodio finalmente les pasó factura.

niebaum dijo...

Aunque hay episodios aislados de la serie que me parecen excepcionales (como The Constant), en general, a partir de la tercera temporada, Lost decayó bastante. Todo era estirar la trama artificialmete para reservarse los giros sorprendentes y la resolución de los detalles más interesantes del puzzle para el final de las temporadas.

Principalmente, creo que es una serie tramposa. Lo que han hecho es una manera muy fácil de ganarse la atención de los espectadores. Muchos podrían inventarse series en las que para ganar audiencia se introdujeran un montón de McGuffins, misterios y cuestiones aparentemente inexplicables para atraer al expectador, sin molestarse en tener escrita o mínimamente planeada la resolución de los misterios planteados, que es exactamente lo que ha hecho lost. Y no soy de aquellos que necesitan saber la explicación de todo para poder disfrutar de la historia (estoy acostumbrado a leer novelas de Stephen King), pero hay cosas que son demasiado importantes (como lo de los números) como para no ofrecer una explicación.

A partir de ahora, antes de engancharme a una serie que haga esto, quiero que un notario corrobore que desde el principio hay diseñada una resolución para los misterios más importantes que puede ir planteando la serie.

Julen Alonso dijo...

jajaja, con lo de decir que has leído stephen king das en la clava para definir hasta que punto lost puede ser una tomadura de pelo.

Diego López Balboa dijo...

Yo creo que Lost en realidad ha sido un arma de doble filo. Fue el primer hype puramente de internet, mucha gente se enganchó a ver series por internet gracias a Lost.
Eso sí, pasado el duelo que pasó todo el mundo, y por supuesto la aceptación de que Lost fue una cagada monumental según pasaban las temporadas (una degeneración taaaan bestia que pasó de ser el piloto más de la historia a usar cartón piedra, porexpán a lo programa de cachondeo en su finale) que seguramente haya dejado tocado al genero thriller scifi en serie por mucho tiempo.

Y es que ahora oigo mucho lo de "no será otra Lost?" y es que el espectador ya dió su voto de confianza, y es difícil que en un tiempo se lo de a otra serie

MPZ dijo...

La serie nos mantuvo en vilo durante varias temporadas con un desarrollo de los personajes muy poco común en una serie "coral", y los misterios de la isla, que con la promesa de encajar en un futuro convencieron a muchos (yo misma incluida) de que iba a ser LA gran serie de ciencia ficción. Hay un cambio hacia la 4-5 temporada en el paradigma de la serie. Pasa de ser el misterio científico-técnico, con tonos místicos a mistificarse por completo, dando cabida a la explicación tan consabida "lo hizo un mago", que equivale prácticamente a todo vale. Creo que con este cambio de rumbo, la serie empezó a torcerse. Claro que es posible que el rumbo no hubiese existido nunca, lo que lo hace aún peor. Aún así hubo quien siguió la serie hasta el final y vio el último capítulo en directo de madrugada (como yo misma :P) y a diferencia de algunos amigos que lo vivieron como algo "emotivo" y maravilloso, yo me quedé con cara de "...y esto?" La 5ª y 6ª temporada en general me resultaron bastante decepcionantes, y los últimos capítulos me dejaron la impresión de que solo caminaban de un lado a otro de la isla mientras se sucedían explosiones a su alrededor. El "emotivo" final, realmente me dejó fría en su mayor parte, por lo forzadas y artificiales que me parecieron algunas situaciones, como el "reencuentro" de Juliet y Sawyer (por Dios, Jack no sentía ningún pesar porque su hijo no existiera??). En fin, supongo que es cuestión de gustos, pero si hubiera sabido que iba a ver un final "bonito y emocional" me hubiera volcado en algo más tipo Sexo en Nueva York... Jejeje es broma, disfruté mucho durante el tiempo que vi la serie, o al menos la mayor parte, pero el final me pareció tan insuficiente que casi no puedo mirar a la cara a la gente que me decía lo que al final resultó ser verdad: que iban inventándose cosas sobre la marcha y el final no tendría ningún sentido. En cualquier caso, una gran serie, con un mal final.

Julen Alonso dijo...

Nunca mejor dicho MPZ, "lo hizo un mago", yo siempre en las eternadas discusiones con los colegas, llamaba a Lost la serie del "pq si" pq todos los personajes a partir de esas temporadas hacen un monton de acciones pq les da la gana pq en realidad no existe ninguna motivacion que les lleva a hacerlo más que la propia fe en algo totalmente absurdo

Publicar un comentario en la entrada

 
Ir Arriba